¿Por qué hacer un Test Drive?

·

Los Test Drive son una herramienta muy útil para aclarar tus dudas sobre tu vehículo ideal. Averigua aquí todo lo que debes saber sobre esta herramienta.

El mercado automovilístico puede ser un poco abrumador. La amplia oferta de modelos, precios y fabricantes pueden confundir hasta al más experimentado de los compradores. En ese contexto, los Test Drive surgen como una excelente alternativa para orientarse en la compra de un auto nuevo o usado, ya que te ofrecen la posibilidad de vivir en primera persona la experiencia completa y real del automóvil de tus sueños.

¿Qué es un Test Drive?
Un Test Drive, también conocido como prueba de conducción, es un periodo en que los potenciales interesados en comprar un vehículo tienen la oportunidad de probarlo en terreno de forma gratuita, conduciendo libremente durante un tiempo limitado. Estos ensayos se agendan directamente en las automotoras, y generalmente se realizan junto a la compañía de un asesor que puede orientarte en los aspectos más técnicos del vehículo que estás conduciendo.

La idea es que los Test Drive los utilices para confirmar tu decisión por un auto de tu preferencia, cuyas especificaciones técnicas y características generales conoces, pero que necesitas someter a las condiciones reales de uso.

¿Por qué son convenientes?
Los Test Drive ofrecen un panorama totalmente distinto sobre un vehículo, y entregan señales que pueden llegar a ser cruciales a la hora de decidirse por su compra. Los principales aspectos que puedes evaluar en estas pruebas son los siguientes:

  • Comodidad: La comodidad es una variable absolutamente cualitativa, por lo que difícilmente podrás entender el confort de un vehículo si no es directamente conduciéndolo. Piensa que analizarás el que puede ser tu futuro medio de transporte y que en él pasarás buena parte del día, así que los espacios, el equipamiento y el diseño tanto interior como exterior deben dejarte totalmente satisfecho.
  • Comportamiento y seguridad: Un ensayo de conducción te permitirá verificar la aceleración, los frenos y el comportamiento del vehículo en caminos sinuosos, irregulares y con pendientes. No hablamos solo del sonido del motor, sino que también de la capacidad del vehículo de comportarse de manera segura ante las situaciones a las que lo someterás cotidianamente.
  • Detalles y terminaciones: Es fácil pensar que el cierre del capó, las terminaciones del tapiz o la iluminación del tablero son aspectos secundarios y superficiales, pero lo cierto es que cuando se trata de una inversión tan importante nada es irrelevante. Las pruebas de conducción son el momento ideal para evaluar todos esos pequeños detalles que pueden hacer la diferencia.

Comprar un auto nuevo o usado de forma informada es hacerlo de manera inteligente: esa es la máxima que aplica cuando hablamos de los Test Drive. Visita la sucursal más cercana de Salazar Israel, agenda tu prueba de conducción y déjate seducir por las bondades del que puede ser tu futuro vehículo.