Noticias y artículos

Aprende cosas nuevas de tu automóvil

Categorías

Cómo preparar el vehículo para la nieve

Conducir un vehículo en verano es todo un placer, pero en invierno tienes que extremar las medidas.Con la estación fría llegan la nieve, lluvias, bajas temperaturas y las carreteras congeladas. Este conjunto de condiciones climáticas representa un peligro porque aumentan las posibilidades de sufrir cualquier accidente de tránsito.

Viajar a la nieve: ¿cómo disponer el vehículo?

Para evitar cualquier imprevisto son importantes que consideras las siguientes recomendaciones para preparar el vehículo para la nieve: 

1. Uso de líquidos anticongelantes

Para cuidar que partes como el radiador no se congele, sobre todo si se trata de excursiones cerca de terrenos montañosos, es importante utilizar líquido anticongelante. Este elemento se encarga de que el motor funcione a la temperatura correcta (90° C) sin importar las condiciones externas.

2. Revisar la presión de los neumáticos

Más que la nieve, el elemento más peligroso para los neumáticos es el hielo. Si la presión de los neumáticos es baja, la adherencia y el agarre al suelo es mucho menor, lo que aumenta el riesgo de pérdidas de control en la vía y volcamientos. Antes de iniciar el viaje es recomendable dirigirse a una estación de servicio para verificar que la presión de tus neumáticos sea la correcta.

3. Usar neumáticos o cadenas para nieve 

Al transitar por zonas frías -por debajo de los 7 grados centígrados- es importante que los neumáticos convencionales sean cambiados por los de invierno. Estos suelen ser mucho más blandos y con una talla especial que ofrece mayor adherencia, distancia de frenado y control del vehículo en los terrenos nevados o helados.  Sin embargo, una alternativa de menor eficacia son las cadenas, las que deben ser equipadas solo en caso de existir hielo y nieve. Siempre debes considerar que existen de diferentes tamaños, por lo que existen varias formas de ser implementadas. 

4. Preocúpate de la visibilidad

En todo momento, pero aún más cuando hay condiciones climáticas adversas, debes conducir con una buena visibilidad. Por eso, asegúrate que los faros se encuentran en buen estado y limpios de la acumulación de agua nieve. El sistema antiniebla es una excelente opción para tener luminosidad en los días más fríos y nevados.

Por otro lado, para evitar empañar el vidrio, abre las ventanas solo un poco para despejar los cristales o prende el aire acondicionado apuntando hacia ellos. 

5. Sigue estas recomendaciones al volante

No solo es importante tomar precauciones mecánicas con respecto al vehículo, también la forma de manejar debe cambiar. Por esa razón, hay que evitar giros bruscos que puedan hacer pierdas el control del vehículo. Para frenar, tienes que hacerlo de manera suave y no repentina, ya que así evitarás que tu vehículo no salga de la carretera e impacte con otros autos. Además, las distancias con otros conductores deben ser las máximas permitidas para maniobrar con mayor facilidad en caso de un imprevisto. 

6. Revisa la previsión del tiempo

No es lo mismo viajar a la nieve que con hielo o barro. Antes de iniciar cualquier viaje, verifica las previsiones del tiempo y prepara el vehículo para por sortear con éxito cualquier condición del terreno. 

 

Para preparar el vehículo para la nieve, se necesita tiempo para tomar algunas precauciones y realizar el mantenimiento adecuado, pero el esfuerzo vale la pena: evitarás accidentes que atenten contra la seguridad de toda la familia.